Christina & Felix: boda destino en Praga y cómo lucir un vestido de novia Rosa Clarà

Christina y Félix son una de las parejas más peculiares que he conocido jamás. Christina nació y se crió en Praga, y Félix es alemán. No obstante, en cuanto ambos pudieron salir de su zona de confort, se lanzaron a América y conquistaron Nueva York y San Francisco. Cada uno en una ciudad. Desde entonces, sus idas y venidas se han basado en ocho horas de diferencia en avión en una relación de casi diez años. Y ahora por fin, se han dado el sí quiero. Todavía me sigue sorprendiendo cómo el amor puede con todo.

Acostumbrada a hacer bodas en Tarragona, para mí fue todo un placer poder viajar y descubrir lo preciosa que es Praga. Escogieron el Chateau Bon Repos para su boda: una masía de bodas pequeña y con un encanto con aires renacentistas y una decoración tremendamente bonita, que ayudó muchísimo a conseguir unas fotos de boda perfectas. Ella se decantó por un vestido de novia Rosa Clarà de corte recto y con una espalda increíble, y Félix se animó a llevar una camisa floral que en su traje de novio quedaba impresionante. ¡Qué alegría cuando los novios deciden darle color! Cada vez veo más trajes de novio originales y me alegra la vida.

Por la esencia viajera que se podía respirar en el ambiente y la decoración, fue una boda que me recordó muchísimo a la boda de Meri y Ricky, que ya recordaréis.

Todo, absolutamente todo, fue obra maestra de Lucie de Lucie Wedding Planner, que hizo que todo fuese perfecto: las flores de boda, los vestidos de damas de honor y todos los detalles de la decoración de la boda conjuntaban en colores. Yo, aún sigo pensando en lo bonito que fue aquello, y cómo casarse fuera a veces resulta la opción idónea. Fue una boda íntima, preciosa, con gente de muchísimas partes del mundo, y ellos estuvieron felices, alegres, rodeados de la gente que aman.

Adjunto pruebas.

 
 
 

¡Qué cortitos se hacen a veces los resúmenes! Pero si quieres seguir viendo bodas así de divertidas y bonitas ¡haz click!

 
Krístel Aragón